jueves, 4 de octubre de 2012

El 7 de octubre y la figura del “Cómplice Necesario”.

Ignacio Gainzarain
@igaztelu 

En el Derecho Penal existe la figura del cómplice necesario, y que en esencia es aquel que realiza un acto imprescindible para la ejecución del delito. Es decir, sin la cooperación de ese cómplice, el delito no podría haberse llevado a cabo.

Un ejemplo es el del cajero de un banco que le manda un mensaje de texto al ladrón, indicándole las características de la persona que acaba de retirar x cantidad de dinero, y que va a salir en ese momento del banco. El ladrón con ese "dato", va directo al grano. En otras palabras, a esa persona no la hubieran robardo si no hubiese existido ese "cómplice necesario".

El sistema electoral venezolano, el más perverso del mundo, ha sido avalado por las élites electoreras venezolanas, a sabiendas de que terreno estaban pisando.


Desde el años 2011, se han presentado informes, artículos, y alertas sobre ciertos elementos que configuran el actual sistema electoral electrónico. Por ejemplo, en junio 2011, ESDATA publicó un artículo sobre la importancia de impedir la instauración del SAI (ver http://esdata.info/comunicados/2).

En el último año se realizaron propuestas importantes al Comando Venezuela, en la dirección de realizar una auditoría express al Registro Electoral, así como para desmontar la Falacia llamada Captahuella (ver "La Captahuella como Falacia del CNE...").

Al ir profundizando sobre los elementos claves que le proporcionan un "ventajismo inaceptable" al oficialismo (ver "Las Elecciones en tiempos de la V República"), constatamos lo siguiente:
  • Hemos aceptado que la Ley Orgánica de Procesos Electorales esté por debajo del Reglamento Electoral. Como caso visible, tenemos que, si bien el artículo 127 de la Ley prohibe que se le impida votar a un elector que presente su cédula de identidad y que aparezca en el Cuaderno electoral, si la captahuella dice que ya votó, a pesar de no tener los dedos con tinta y no aparezca su firma en el C.E., éste(a) elector(a) no podrá votar (ver "Carta abierta a la Sociedad Venezolana...");
  • El Registro Electoral no ha sido auditado desde el año 2005, y expertos en la materia estiman que hay más de dos millones de inscritos mediante procesos de dudosa legalidad;
  • La Captahuella como dispositivo intimidador, y que retrasa el proceso de votación. Encuesta contratada por el propio Comando Venezuela reveló, que más de 60% del electorado desconfía del CNE (julio 2012);
  • La existencia, por diseño del CNE, de más de 5 mil centros electorales donde la oposición no ha podido tener presencia real en todas las elecciones pasadas;
  • La información en tiempo real que beneficia directamente al proceso de chequeo de patrulleros del PSUV que no han votado a determinados cortes durante el día de la elección;
  • El uso indiscriminado de recursos por parte del candidato a la reelección;
  • La conformación de la directiva del CNE: de 5 rectores, 4 son miembros del PSUV.

Cada uno de estos elementos claves daría para la realización de sendos estudios sobre su impacto en una elección. Sobre los cinco primeros se alertó muy anticipadamente al Comando Venezuela. Más aún, se le presentaron propuestas de acción para minimizar el riesgo que implican cada uno de estos factores. Y esto se hizo dejando constancia de acuse de recibo. Cabe destacar aquí, que salvo el periódico El Nacional, los medios digitales como Lapatilla.com y Noticierodigital.com, y programas de radio como Plomo Parejo, los medios de comunicación social, y sus figuras emblemáticas han invisibilizado a los objetores del sistema electoral electrónico.

Pero silenciar solo sirvió para correr la arruga. Un claro indicador del verdadero temor de los líderes del Comando Venezuela, y de los generadores de opinión de los grandes medios, es el llamado reiterativo que están haciendo en estos días a que la gente vote "sin miedo" porque el voto es secreto. Otro indicador importante, pero en una dirección políticamente más correcta, es el llamado de la Iglesia Católica a votar con "valentía". Ambos, tienen como elemento subyacente, la desconfianza de la gente al sistema electoral electrónico, pero el segundo llamdo, da en el aspecto clave: invocar la valentía en lugar de mentirle a la gente con frases huecas como que el voto es secreto.

El ambiente en Venezuela está cargado de la sensación Fraude. Por donde uno camine, o compre, se consigue a la gente comentando que "Capriles es mayoría, pero......".

Tanto en el caso de un resultado favorable al candidato de la reelección, como en el de una victoria cerradita a favor del candidato de la oposición, la sensación será de otro robo más. Solo en el caso de que el candidato de la oposición gane cómodamente, y que el CNE revele una gran diferencia a favor de éste, quedará una sensación de relativa confianza en el sistema electoral.

¿,Hablando sinceramente, cree ud. que el CNE anunciará una avalancha a favor de Capriles?

Yo no lo creo.

Ante esta realidad de ventajismo sistemático del oficialismo, construido con la anuencia de las élites opositoras, uno debe preguntarse por qué ir a votar.

Y yo creo, que no queda otra alternativa que ir a votar. Primero, para dejar bien sentado el talante pacífico de los venezolanos, quienes desde su vocación democrática, desean resolver la profunda crisis política nacional a través de la sana alternabilidad de los presidentes y los poderes. Segundo, para dejar claro el problema que representa este sistema electoral electrónico, y las alianzas que lo mantienen activo y evolucionando a formas tan perversas como la combinación "SAI-Pantalla de Votación".

El 8 de Octubre, independientemente del resultado, se inicia una nueva etapa en el tema electoral.

A partir de ese día, hay que promover un movimiento civil por la "Democratización del Poder Electoral y la celebración de elecciones auténticas" (ver Declaración de Caracas - 25/08/12). Y hay que empezar por la exigencia de una auditoría profesional e independiente del Registro Electoral, y la eliminación de la Captahuella. Quién quita, que ese movimiento tenga que enfrentarse a los posibles "cómplices necesarios" del desequilibrado sistema electoral venezolano, cuyo centro de gravedad a partir del 2012, será nada más y nada menos, que "el voto era secreto".

Pero todo en su momento. Ahora, toca votar con valentía, y participar en el conteo de todas y cada una de las urnas electorales.

Y luego, ver si nos convocan a ir a las distintas sedes del CNE, para exigir pacíficamente, que el primer boletín se entregue antes de las 8 pm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada